Se necesita protección, no castigo, en el Triángulo Norte de Centro América y en la frontera de Estados Unidos

Click here to read in English.

UNA DECLARACIÓN DEL DIRECTOR EJECUTIVO, NOAH BULLOCK, RESPECTO A LA POLÍTICA ESTADOUNIDENSES DE SEPARAR A LOS NIÑOS DE SUS PADRES EN LA FRONTERA

  Foto Global Eyes Media

Foto Global Eyes Media

Se necesita protección, no castigo, en el Triángulo Norte de Centro América y en la frontera sur de los Estados Unidos. La separación de los niños migrantes de sus padres es una medida cruel para disuadir a los centroamericanos de huir de condiciones peligrosas en sus países, haciéndoles temer a ser perjudicados por el Gobierno de los Estados Unidos a su llegada.

En 2017, Cristosal brindó asistencia a 241 niños en El Salvador que huían de la violencia como asesinatos, violaciones, desapariciones forzadas y trata de personas perpetrado por pandillas, policías y unidades militares, escuadrones de la muerte y grupos de narco tráfico. Referirse a Centroamérica como “hoyos de mierda” y a su gente como “animales” es lenguaje deshumanizante que crea un entorno permisivo para las violaciones a los derechos humanos en las Américas.

Este es un momento decisivo para que las personas y comunidades defiendan la dignidad inherente de todo ser humano, en cualquier lado de cualquier frontera.

Hannah Rose Nelson